Historia de La Salsa Boloñesa

salsa Boloñesa

Historia de La Salsa Boloñesa

Es posiblemente la salsa más popular del planeta, integra 2 cosas que ya por si solas merecerían un capítulo aparte como son salsa de tomate cocinada a fuego lento, con paciencia y la carne estofada. Así que, si encima se junta, ¡Boom! tenemos una salsa espectacular, que originariamente no llevaba tomate que tampoco se inventó en Bolonia y que es patrimonio de la humanidad.

Su origen se remonta a la época de la conquista de la Galia por los romanos, estos exportaron lo que al principio era un segundo plato a base de carne que se untaba o se rellenaba con pan, los franceses la adoptaron y más tarde ya mejorada en la edad media los estudiantes y profesores que iban de intercambio entre las universidades francesas e italianas trajeron la receta de vuelta, cogiendo especial fama en Bolonia, de donde cogió su nombre.

La receta de la salsa boloñesa como la conocemos en la actualidad ha sufrido muchos cambios importantes, sobre todo desde el siglo XVI, cuando el tomate fue introducido en la cocina europea desde las Américas.

En la receta tradicional, depositada por la Cámara de Comercio de Bolonia en 1982, la carne se cocía en leche. En aquella época, había un miedo latente a perder la esencia y las características de la salsa, por ello la Academia de Italia de la Cocina y la Cofradía del tortellino la convirtieron en Patrimonio de la Humanidad.

La elección de la carne es esencial para su correcta preparación, por eso en Amassame usamos carne de ternera de Girona, cocida a fuego lento con la salsa de tomate para que coja el punto perfecto para después añadir los Bucatini y convertirlo en un platazo. Así que ya sabes, si quieres probar una buena salsa Boloñesa, te esperamos en Amassame!

Etiquetas: