Las Croquetas, aperitivo atemporal

plato-de-croquetas-abrassame

Las Croquetas, aperitivo atemporal

Te sientas, empiezas a mirar la carta y ahí están, da igual que en la terraza puedan representar Disney sobre hielo del frío que hace o que se te derritan hasta las gafas del calor, las croquetas siempre están ahí.

Aperitivo atemporal que ha resistido a todo tipo de modas, si bien con el auge de la cocina de autor la fantasía ha aumentado y ahora las tenemos de todo tipo de sabores.


Sin embargo, los clásicos mandan y todos tenemos grabado desde pequeños esas croquetas caseras que hacía nuestra abuela con todo el cariño del mundo, sabor eterno a infancia que te va acompañado durante los años y te convierte en “rastreator” el simpático perro comparador cada vez que pruebas una nueva croqueta.

Un sabor que te marca y que es tan de nuestra gastronomía que parece que lo hayamos inventado nosotros, pero como pasa con muchas de las recetas culinaria los culpables de que las disfrutemos son los franceses viniendo la palabra croqueta del verbo francés croquer que significa crujir.

Y que razón tenían porque si algo tiene que tener una buena croqueta es sonoridad cuando le das un primer mordisco que sabe a gloria para dejarla desnuda y ver la cremosa bechamel, erotismo puro.

Aunque hay que decir que los franceses se aburrieron de ellas y se quedaron en una versión más primitiva siendo las que preparamos aquí mucho más refinadas y ya si son de jamón ibérico como las que hacemos en Abrassame con el mismo cariño que tu abuela, ya podemos decir que casi casi nos hemos quedado con el invento.

Feliz día de la croqueta